es en
logo Conicet logo Unc logo Iate

Instituto de Astronomía Teórico y Experimental (IATE)

El Instituto de Astronomía Téorico y Experimental (IATE) es un instituto de investigación científica dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Los miembros del instituto realizan investigaciones en astrofísicas tanto desde el punto de vista observacional como téorico. Se estudian objetos en escalas que van desde la de los objetos de nuestro sistema solar hasta las más grandes estructuras en el Universo.






IATE está formado por 26 investigadores, 32 becarios doctorales y postdoctorales, más 10 estudiantes de grado y 8 integrantes de personal de apoyo, promoviendo el desarrollo de recursos humanos, tanto en la fase de estudiante de licenciatura o ingeniería como también en la fase de estudiante de doctorado y postgrado.

IATE se destaca además por la caracterización de sitios para la instalación de grandes facilidades astronómicas en territorio argentino y de diversas actividades que buscan extender nuestras investigaciones a la sociedad en su conjunto.


Se concretó la quinta edición del FoF


La semana pasada se llevó adelante en el Observatorio Astronómico de Córdoba el Friends of Friends Meeting (FOF), una reunión anual sobre astronomía, cuyo objetivo principal es el intercambio de ideas y conocimientos entre los investigadores locales y sus colaboradores externos.

En esta última edición participaron alrededor de 130 astrónomos provenientes de Argentina, Chile, México, EEUU y Alemania que asistieron a más de 17 charlas invitadas y 22 charlas cortas.

La expectativa de esta reunión es que puedan surgir proyectos en conjunto entre investigadores de estos países e investigadores del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE) y del Observatorio Astronómico de Córdoba de la UNC.

Este año en particular hubo un crecimiento del área de astrofísica de plasmas, a la cual se le destinó toda una sesión durante el FOF.

El balance que realizan los organizadores es muy positivo, debido al gran número de participantes y al número de charlas.

También recalcan la importancia de que este tipo de encuentros se lleve adelante en el OAC y en el IATE, ya que permite estrechar lazos con los investigadores externos y conocer lo que se está investigando en otros países, como así también dar a conocer lo que se realiza en la propia institución como por ejemplo el proyecto ABRAS, el proyecto TOROS o las diferentes investigaciones que se están llevando a cabo en el Observatorio de Bosque Alegre.




Explicando a Júpiter

Pablo Benitez LLambay, profesor del Observatorio Astronómico de Córdoba y becario del CONICET en IATE, descubrió junto a sus colaboradores un mecanismo que detiene o incluso revierte la migración de planetas en formación, fenómeno conocido como “migración planetaria”, y que podría ayudar a explicar casos como el planeta Júpiter en nuestro Sistema Solar.


La migración planetaria es un efecto debido al cual los planetas en formación tienden a cambiar de órbita, y en general a acercarse a su estrella a medida que van incrementando su tamaño y masa. Los planetas gigantes tardan cientos de miles de años en formarse y es durante ese período de crecimiento que los modelos actuales predicen una migración planetaria bastante mayor a la necesaria para explicar la formación de planetas parecidos a Júpiter.

Los planetas se forman en discos de gas, polvo y rocas fragmentadas llamados “discos protoplanetarios” que rodean a las estrellas recientemente formadas. El modelo de Benítez-Llambay se basa en simulaciones realizadas con un código numérico FARGO que incluye efectos de radiación en estos discos protoplanetarios. Los Investigadores, consideraron el calor generado por el bombardeo de rocas sobre un planeta en formación, introduciendo por primera vez un efecto físico que retrasa considerablemente la migración planetaria, permitiendo la formación de planetas tipo Júpiter más alejados de su estrella. Este mecanismo es llamado “heating torque” (torque por calentamiento) por los autores del trabajo publicado en la revista Nature.

A partir de la publicación de esta investigación, los futuros modelos de formación planetaria no podrán obviar este mecanismo, ya que se trata de un modelo simple y robusto que garantizaría el resultado esperado. Además, obliga a una revisión de los trabajos publicados sobre este tema en las últimas décadas.